Blog Logo

Javi


7 minutos de lectura

Este fin de semana he estado leyendo un articulo  bastante interesante sobre el desarrollo del sistema operativo WebOS contado de forma cronológica. El articulo es de The Verge y se llama Pre to postmortem: the inside story of the death of Palm and webOS. Lo tenía para leer en Pocket desde hacía unas semanas pero, quizá por el quinto cumpleaños del iPhone, ha estado circulando por twitter durante toda la semana.

Después de leerlo, de escuchar el último podcast de Puromac (uno de los mejores que he escuchado aunque a Fede no se le oía a penas), de ver un tweet y la replica de John Gruber, de ver las últimas noticias de Microsoft y las de Google, de compartir impresiones con amigos y juntar todo esto en mi cabeza, he estado reflexionando un poco sobre todo esto y me he animado a hacer un "articulo de opinión"...

Es innegable que el iPhone rompió todos los esquemas establecidos en telefonía móvil de una forma que nadie podía preveer, ni siquiera en Apple. Cuando desarrollas un producto es normal que te emociones y pienses que va a ser un exito, más que nada porque si no... ¿para qué lo desarrollas?. Y es normal que la competencia te mire y piense: "te vas a estrellar", porque al fin y al cabo son la competencia y no asumen que tu vayas a sacar un producto mejor que el que ellos tienen; pero, a veces, ocurren cosas inesperadas y el caso es que el iPhone fue algo más que una moda pasajera o un capricho de fanboys y pasó a convertirse en la referencia para los dispositivos de la categoría "smartphone" (aunque la diferencia entre lo que había entonces y lo que hay ahora es similar a la del Austrolapithecus y el Homo Sapiens). No hay más que ver como están ahora Nokia (la cotización ha bajado un 89% desde hace cinco años) y RIM (la cotización ha bajado un 85% en el mismo periodo) para darse cuenta de que los que parten el bacalao ahora son otros, como por ejemplo Samsung (su cotización ha subido un 36% desde entonces).

En el articulo de The Verge se comenta, de pasada, un hecho que para mi es fundamental en todo esto: Andy Rubin (Responsable del desarrollo de Android) fue de los primeros en darse cuenta de que el iPhone y su sistema operativo (conocido por aquel entonces como iPhone OS) suponían un cambio de paradigma que les obligaba a dejar de hacer un SO semejante al de Blackberry o Symbian para hacer basado en pantallas táctiles.

Palm tardó un poco más en darse cuenta pero al final se puso las pilas pero terminó siendo devorada por HP. Nokia se resistió como pudo pero al final ha decidido incluir en sus dispositivos de gama alta Windows Phone (100 % tactil) y ha dejado Symbian para los de gama baja. RIM ha anunciado que el nuevo sistema operativo se retrasará hasta 2013... posiblemente después del verano anunciarán que disuelven la compañia y que si alguien está interesado en sus patentes que les compren.

El caso es que después de todo esto, el escenario es el siguiente: Apple vende un teléfono con un sistema operativo instalado que se actualiza gratuitamente y el resto de las empresas de telefonía (Samsung, HTC, Motorola, Sony...) venden dispositivos con un sistema operativo que les "regala" Google.

En el año 2010 a Apple le dio por sacar el iPad. Una especie de iPod Touch con 3G pero con pantalla gigantesca que podría haber sido un gran fracaso si no lo hubieran comprado 15 millones de personas en todo el mundo. Se vuelve a repetir el esquema del lanzamiento del iPhone: los chicos que lo presentan convencidos de que van a vender un montón y los que ya fabricaban algo parecido convencidos de que no. Desde Google se anuncia que la próxima versión de Android se adapatará al tamaño de las tablets y Microsoft dice que no teme que el iPad se coma el negocio de los pc´s. Al fin y al cabo, Microsoft acababa de presentar Windows Phone, la alternativa a iOS y a Android. No estaban para pensar en tabletas.

Y ahora, en Junio de 2012, cuando se cumplen 5 años de la venta del primer iPhone, se presentan casi simultaneamente Microsoft Surface y Google Nexus 7: los "iPads" de Microsoft y Google. Microsoft ya tiene claro que esto de los sistemas operativos táctiles tiene futuro así que se anima a sacar un hibrido entre pantalla táctil y teclado asociado para los que echen de menos un portátil. Por otro lado, Google quiere demostrar que tener la última versión de su sistema operativo en una tableta está muy bien... ¿quién de los dos convencerá a los fabricantes asiáticos? porque es de lo que se trata esta apuesta.

Vayamos al grano de lo que quería expresar en este articulo: Microsoft lo tiene jodido por culpa de Google. Apple lleva unos años de exitos encadenados en los que está haciendo mucho dinero y subiendo su cotización en bolsa (un 376% en cinco años) vendiendo sus propios productos con su propio sistema operativo. Google lleva cinco años regalando un sistema operativo a los fabricantes de dispositivos móviles lo que le ha permitido consolidar sus servicios y seguir aumentado su cotización (un 9% más que hace cinco años). ¿Y que ha hecho Microsoft?

Durante estos últimos años, siempre que se hablaba de Microsoft, de como Apple le iba comiendo terreno y de como Android cada vez tenía más popularidad se decía que no había que preocuparse: Microsoft tenía un edificio como el del Tío Gilito lleno de monedas de oro y podría aguantar el tirón mucho tiempo. Después de grandes novedades, como Windows Phone o la enorme apuesta por Windows 8 se han animado a presentar un producto fabricado por ellos mismos con su sistema operativo (si, lo que Steve Jobs llevaba defendiendo desde el Apple I: la integración completa entre software y hardware) pero alegando que lo que pretenden ser es punta de lanza para que los fabricantes enfoquen de esta forma Windows 8, haciendo algo parecido a lo que han hecho ellos con Surface.

En los medios se hablaba de lo de siempre: han copiado a Apple, es un portatil dado la vuelta, etc... Yo debo ser muy fan de Asus (que lo soy) pero para mi el Surface es una copia del Asus Eee Pad Transformer Prime que, dicho sea de paso, monta Android 3.2 Honeycomb de forma totalmente gratuita. Si Asus (y todos los demás) se animan a incluir Windows 8 en sus dispostivos (que ya se que no tiene nada que ver con Android... pero si yo fuera Andy Rubin miraría con ojos golosos ese pastel) tendrán que subir el precio para hacer frente al precio de la licencia de Windows a no ser que Microsoft se anime a regalarla. Y llegados a este punto ¿qué futuro le espera a Microsoft?

Apple juega en una linea aparte: fabrica sus propios dispositivos y desarrolla su propio sistema operativo desde hace más de 30 años. La alternativa a esto fue el licenciamiento del sistema operativo que tan bien le ha ido a Microsoft durante más de treinta años pero en el nuevo escenario, la alternativa es una compañía que regala el sistema operativo para ganar dinero con los servicios que tiene por detrás lo que destruye por completo el modelo de negocio de Microsoft.

Son curiosos los caprichos del destino: Microsoft y Apple llevan enfrentados desde los albores de la informática de consumo. En el nuevo escenario de la movilidad los rivales son Apple y Google pero, en la lucha que mantienen, a quien están disparando es a Microsoft...

¿cómo acabará todo esto?

Image

Javi Moreno

Puede que no haya ido a donde quería ir, pero creo que he terminado donde tenía que estar.

Ir a la página principal